martes, 2 de julio de 2013

EL JUEGO....UNA COSA MUY SERIA

Para poder entender la importancia del juego en la vida de nuestros hijos voy a hacer un pequeño recorrido teórico que puede ayudarnos a entender mejor algunos de sus comportamientos y hacernos pensar antes de comprar el próximo juguete para nuestros tesoros.
 
Los juegos acompañan al ser humano desde la prehistoria donde tenían un carácter ritual o religioso, incluso servían como aprendizaje para la propia subsistencia.
 
Los juegos son un espejo de cada civilización, aunque algunos son constantes en lugares y épocas diferentes cada uno presenta rasgos propios de su cultura.
 
Alfonso X el Sabio recopiló en 1283 el primer libro de juegos; en él recoge las reglas de los juegos españoles de la época. 
 
Filósofos, poetas y pensadores que han dado su opinión sobre el juego:
 
  • Según Aristóteles (siglo V a.C.) el juego se relaciona con la felicidad y la virtud, entendía que era una actividad que se desarrolla en un plano superior del ser humano, libre de sometimiento a otros actos dictados por la necesidad.
  • Para Kant (siglo XVII) el juego se vincula con la creatividad del hombre.
  • El poeta Schiller afirma que el hombre no es plenamente hombre si no juega.
 LA GRAN IMPORTANCIA DEL JUEGO:
 
 Garantiza el desarrollo del niño/a a nivel:
 
  •  Psíquico : estimula todos sus sentidos , le prepara para conocer el mundo exterior, le permite reproducir en su conciencia ideas o impresiones pasadas y desarrollar sus fantasías
  • Corporal: A través del juego, ejercita todos los músculos de su cuerpo.
  • Comunicativo: mientras juega el niño expresa sus sentimientos. El juego es su mejor medio de expresión incluso en la edad en que no es capaz de expresarse hablando. Mientras juega el niño expresa sus sentimientos, juega contento cuando se siente alegre; riñe a sus juguetes cuando está enfadado o cuando los mayores le regañan a él y los abraza con ternura cuando está un poquito triste.
 
 En el juego el niño debe vivir libremente una situación placentera.
 
 
En los dos primeros años, el juego individual ocupa la mayor parte del tiempo en la vida del niño, no interacciona ni hay reciprocidad en las interacciones con otros niños, es un juego egocéntrico. No debemos preocuparnos si estamos en el parque y no juega o comparte sus juguetes.
 
El juego es una de las más importantes manifestaciones de la interacción y del desarrollo social del niño. Cuando el niño juega con los demás (lo cual sucederá a partir de los 3 años y medio o 4), inicia el camino hacia la socialización; comunica a sus compañeros el intento de hallar soluciones y compartirán inquietudes comunes.

 


 

No te pierdas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...